Un real desorden

RECLAMO. El capitán Dany Garcia le reclama al DT Lois una jugada sobre el final.

Los Toritos cayeron derrotados nuevamente frente a Real Bañil por 4-1 y así quedó alejado de la pelea por el cuarto puesto, que permite entrar a la Copa de Campeones. El difícil rival, que siempre es un hueso duro para el equipo naranja, volvió a ganarle el duelo y se quedó con el quinto puesto de la zona vengando la derrota de la primera rueda.

El sábado comenzó con la ausencia de un arquero, déficit que golpea ya hace un tiempo al equipo Toro. Con ése escenario, el técnico Lois debía tomar una decisión, y recibió la opción voluntaria del goleador Dany Garcia, pero sus compañeros prefirieron que lo hiciera Pablo Ginocchio, también con cualidades de arquero, para dejar al delantero en el ataque.

Pese a que Ginocchio casi ni pudo hacer pie, recibiendo un gol a minutos de comenzado el partido, a la siguiente jugada, Martin Ballari sufrió un esquince de tobillo que lo forzó a ocupar la posición de guardameta y volver a Ginocchio al campo, en su posición habitual de marcador lateral izquierdo. El empate transitorio lo marcaría Dany Garcia, cuando el equipo Toro había emparejado las acciones y con el dominio del balón contralaba el ataque.

Luego de un primer tiempo parejo, en la segunda mitad vendría la definición del partido. En una salida de un tiro libre, Real Bañil conseguiría desnivelar el marcador y destrabar el partido, ya que el conjunto dirigido por Lois salió al ataque en busca del empate. Sin ideas pero con empuje, Los Toritos consiguió acercarse al área rival en varias ocasiones pero no pudo concretar. En esa búsqueda, sobre los últimos tres minutos llegaría el tercer gol, con una contra letal, después de perder un balón de manera infantil y el cuarto después de regalar deliberadamente otra posesión.

Sin haber jugado un partido brillante el sábado anterior pero que sirvió para poner en jaque un par de veces para uno de los mejores equipos de la zona, éste fue sólo una ráfaga en el primer tiempo. Lo del segundo definitivamente fue para el olvido. Sin orden, sin ideas y jugado con muy poca inteligencia, tirando por la borda un buen desempeño previo. Por el momento la clasificación no peligra, pero habrá que ajustar unas cuantas tuercas para encontrar el orden que puede darle al equipo un poco de regularidad.