De cabeza al 200

2016-09-10-dany

El sábado anterior se produjo el regreso del goleador naranja, Dany Garcia, que después de once meses de ausencia volvía a sumar minutos en cancha. La recuperación de su rodilla se extendió bastante que ni siquiera el propio jugador lo esperaba. Pero después de una buena puesta a punto se puso a disposición del Míster. Le regaló unos minutos frente a Los Pibes de Ricardo y hasta casi marca un gol de los suyos pero al 9 le alcanzó con volver a pisar el verde césped. img_20160913_172534La segunda oportunidad llegó el último sábado enfrentando a Viejos Vinagres. Otra vez vino desde el banco pero con una participación soñada. La primera pelota que le cayó en los pies la convirtió en una corrida hacia el arquero para definir por debajo de sus piernas y marcar el segundo gol del equipo y restarle uno más a esa cuenta pendiente desde aquella lesión en octubre del año pasado. Antes que terminara la primera etapa, una avivada de Mansilla lo dejó prácticamente solo para definir con el arquero pero no pudo conectar el balón y la chance se diluyó. Los nervios jugaban su partido.

De todas formas  esos nervios parecieron quedarse en el entretiempo. El 9 naranja entró a disputar la segunda mitad dispuesto a usar su mejor arma: el olfato. Apenas con unos minutos en juego del complemento, un pelotazo de Ballari dejó solo de cara al arco al delantero que decidió sacar un remate cruzado que se estrelló en el poste. Dany mostraba señales que estaba dispuesto a recuperar el terreno perdido y volver a quemar las redes. Y fue así cuando en una gran jugada colectiva que terminó con la proyección de Agustín Mangialavori, enviando un centro preciso a la cabeza del atacante que con su parietal tuvo que acompañar la pelota para acariciar las redes y decretar el cuarto gol naranja y los 200 de su cuenta personal.

El reconocimiento de propios y extraños terminó de decorar una tarde soñada para el delantero que sigue su marcha goleadora, aportando su cuota y buscando el gran objetivo de todo el mundo Toro: el ascenso.

Dejá una respuesta