Lunes, septiembre 25
Buenos Aires, ARG
14.4°C

Noticias

Siempre lo mismo

2016-10-22-tapa

La sensación de siempre pasa lo mismo invadió todas las mentes al terminar el partido en el que Los Toritos cayeron derrotados 3-1 frente a AC Uruguay. Una vez más el resultado no reflejaba el curso del partido. Una vez más a punto de empatar y terminan  3 a 1. Pero una vez más se notó que hay avances en el juego gracias al trabajo del técnico Maiorana.

En la primera mitad los Naranjas jugaron mejor pero el rival supo aprovechar dos errores para comenzar a abultar el resultado tempranamente. A pesar de que esos dos goles fueron un golpe a la moral del equipo mantuvieron la calma en ese primer tiempo. Un solitario Dany Garcia, punta indiscutido e histórico de Los Toritos, no pudo hacer mucho ya que no dispuso de ninguna pelota clara en sus pies. Esa misma pelota que no logra llegar al delantero, tampoco llega a su compañero de ataque, Cristian Ardito, que recibió muy poco juego y tampoco lo administró bien cuando tuvo contacto con el balón. Apenas una jugada por la derecha de Dany Garcia, siempre difícil para sacarle la pelota, peleó y ganó al primer defensor, se abrió paso, con un amague dejando al segundo tirado en el área y el remate con un rebote afortunado entró entre las piernas del arquero. Ese gol devolvió la esperanza y los Naranjas que salieron en busca desordenadamente del empate.

En la segunda mitad, el rival se animó a más e hizo correr el balón entre sus líneas. El equipo Toro ya cansado y desconcertado no encontraba la manera de generar peligro más allá de algunos centros llovidos. Otra vez esa situación de desesperación hace que los jugadores jueguen al pelotazo y no conecten ni siquiera pases cortos. Con pocos minutos por jugar, el rival puso fin al encuentro con otro gol de contraataque.

Hay tres cosas para este equipo debe superar. Muchas veces los jugadores toman el camino más difícil y no aseguran el balón con el compañero más cercano. La calma debe ser parte del espíritu naranja y el ejemplo más claro es el jugador Maximiliano Vega, uno de los pilares del equipo, que mantiene siempre la serenidad. El orden y el correcto desempeño de la función que cada uno tiene en la cancha debe ser una de las prioridades ya que una máquina necesita de todas sus piezas.
La última es el compañerismo. Dar un pase correctamente no desliga al jugador de la acción o aún peor, un error de un compañero no autoriza a abandonar su función. Las palabras de aliento son importantes pero eso no debe confundirse con gritos que superen la voz del técnico. Siempre lo mismo, sí…pero con destellos de esperanza.


Lamentable, no era un partido para 3-1. Atacamos casi todo el segundo tiempo buscando el empate. CRISTIAN ARDITO.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

Dejá una respuesta