Lunes, octubre 23
Buenos Aires
16.3°C

Noticias

Bailar con el más feo

2016-11-12-tapa

Los toritos fueron derrotados 3 a 2 por Técnicamente. El viejo y conocido equipo, uno de los rivales con los que los naranjas tienen un historial favorable, se aprovechó del mal momento toro y sacó pata ancha en el momento justo. Nuevamente hay que comenzar por la enorme cantidad de jugadores que no pudieron asistir al encuentro. Y esto no es solo porque se perdió, no es un análisis con el diario del lunes. Si se hubiese ganado, el tema de las inasistencias sería igualmente preocupante. Si se repasa el listado de nombres con que el equipo comenzó el año, las mermas dejarían a más de uno impresionado. De todas formas, se sabe, o se tiene en cuenta, que en el transcurrir del año, los nombres van mutando y la cantidad puede reducirse a los 9 que suelen ser titulares y dos o tres de recambio.

Con Gonzalo Rojas Leiva en el arco, supliendo a Fernando Peris quien esta vez fue jugador de campo; una línea defensiva que no había jugado nunca junta: Lopez,  Feldman y La Mármora, estos últimos dos foráneos; un mediocampo un poco más imaginable, pero que tampoco habían jugado nunca juntos: Exe Ramírez, Funes y Peris; y una línea delantera histórica: Ardito y Garcia. Así salió el equipo, desde el vamos a la expectativa de ver cómo se complementarían tantas novedades en la cancha.20161112_112427

En el comienzo el partido estuvo parejo. Es difícil imaginar un partido en el que Técnicamente supere ampliamente a su rival: la realidad es que su nivel de juego nunca genera tales desigualdades. Entonces, a pesar de todo, el trámite era normal. Pero, como últimamente viene sucediendo, frente a algunos errores propios, los rivales encuentran a la línea defensiva naranja a merced de su voluntad. Y logran ponerse por delante en el marcador. Ante ese primer gol, el equipo siguió su camino. Pero ya con el segundo en contra, la cosa cambió. Apareció ese equipo golpeado anímicamente el cual da poco lugar a la esperanza de revertir un resultado, o al menos una situación adversa. Para colmo, en el banco de suplentes no había cambios. De todas maneras se llegó a descontar antes de que finalice el primer tiempo. Una buena jugada de contra, que fue siempre la manera que encontró el equipo para lastimar al rival, y Dany Garcia la acomodó muy bien contra el palo izquierdo.

La segunda mitad fue un poco más de lo mismo, pero con menor intensidad por parte de Los Toritos. Evidentemente el cansancio físico – ¿y mental?- hizo mella en casi todos los jugadores. Técnicamente estuvo jugando casi todo el tiempo en zona de ataque, y las contras de los Toros no pudieron lastimar con la misma intensidad que en la primera parte. Cabe destacar que desde lo individual, con jugadores rápidos, se pudo penetrar en las líneas rivales, pero la falta de pericia, de astucia, o de viveza, llevaron a que esos breves destellos no lleguen a más que eso: breves destellos. Así y todo, se llegó a empatar el partido con un gol de pelota parada, desde los pies de Funes. Y en un momento pudo haberse colocado el conjunto naranja al frente, con algunas situaciones más que generaron. Esto sin dudas sirve de referencia también acerca del rival al que se estaba enfrentando. Pero, en el afán, en el envión que supuso esa posibilidad, se descuidó un poco el fondo y los rivales clavaron un gol más, el último que tendría el partido, y de ahí ya no habría mucho para narrar, más que una serie de errores e intentos buenos desde la intención, pero fallidos en la ejecución.

Si bien se sabe que Los Toritos es un equipo bastante irregular, hasta se podría decir que es regular en su irregularidad, habría que, entre todos, serenarse un poco y aceptar más las limitaciones propias y de cada uno de los compañeros. Sería bueno también no olvidar que los mejores momentos del equipo son cuando se juega a un ritmo calmo, aunque intenso, con orden y con un sentido del sacrificio y del compañerismo insoslayable. Con esos dos o tres ajustes, ya se logra un resultado, inmediato y tangible, muy distinto al que se vio en estos últimos encuentros. La prueba está a la vista de todos. Todos son los protagonistas de los momentos buenos y los malos. Hay que ocupar, con responsabilidad y compañerismo, el lugar que cada uno tiene y desde ahí defender esta camiseta sábado tras sábado.

FICHA DEL PARTIDO

 

por Martín Maiorana

Escritor

Dejá una respuesta