Lunes, septiembre 25
Buenos Aires, ARG
14.4°C

Noticias

Yo quiero ser un Toro

El amigo Jonathan Swift nos cuenta que Gulliver, en uno de sus viajes, conoció una ciudad habitada por caballos que conversan, caminan en dos patas y almuerzan manipulando cuchillo y tenedor. Los jugadores del fútbol argentino, muchas veces, trotan, pastan y descargan su excremento en la cancha.

El “gorila” recalcitrante y gran escritor  argentino Jorge Luis Borges dijo alguna vez: “al hincha argentino no le gusta el fútbol, le gusta que su equipo gane”. Más allá de que el autor de El Aleph sabe tanto de fútbol como yo del comportamiento sexual de las marsopas, no le faltaba razón en lo que  decía.

En lo personal, mi deseo de ser un Toro se origina en mi amor por el fútbol más que por el resultado. De no ser así, ¿cómo explicar el deseo de integrar un equipo que tiene en su historial, muchas más derrotas que victorias? ¿Qué significaría para mí  ser parte de Los Toritos? Significaría gritar el gol del compañero como si fuera propio, el placer de un quite a tiempo, la satisfacción de un pase bien dado, el apoyo moral al compañero que acaba de cometer un error… Además, me sacaría el gusto de jugar un  campeonato con mi gran amigo y ex compañero de laburo Martín Maiorana.

Me han dicho que al equipo le falta altura, y como mido 190 centímetros, mi idea es poder aportar algo de altura tanto en defensa como en ataque. No puedo prometer resultados, pero sí mucho  espíritu de sacrificio y ganas de superarme día a día.

¡Abrazo de gol!

Dejá una respuesta