Sábado, octubre 21
Buenos Aires
17.5°C

Noticias

Hacia la consolidación

Los Toritos cayeron, en la última jugada, por 4 a 3 frente a Lazio. Los Naranjas, que jugaron un gran partido, volvieron a pagar las consecuencias de errores defensivos.  Lo primero que hay que decir del partido es algo malo, y es que a minutos de comenzar el encuentro, muchos jugadores del equipo todavía no habían arribado a la cancha. Es difícil, entonces, comenzar el partido desde el orden.

A decir verdad, suena exagerada la cantidad de goles que convirtió el equipo de ascendencia italiana, en relación a la cantidad de tiempo que tuvo la pelota. Pero bueno, los dos primeros goles fueron tempraneros y con los Naranjas acomodándose al partido. Una vez que el equipo se acomodó, todo cambió. Pero claro, esos dos goles seguían estando. La mitad de cancha fue clave en este mejorar del equipo. Comenzaron a adueñarse de la pelota e imponer los términos en que se jugaría el partido. Así, creciendo escalonadamente y con inteligencia, se construyó una buena jugada por la derecha que derivó en un penalazo que el árbitro no tuvo más remedio que cobrar. Montechiesi, con sangre fría, puso la pelota al lado del palo. Lamentablemente antes de que se termine el primer tiempo, los rivales consiguieron aumentar la diferencia con un gol más.

En la segunda mitad las cosas continuarían por el buen camino. Los toros seguían dominando las circunstancias de juego. Se vivieron momentos de alto nivel futbolístico. Montechiesi, inspirado e inspirador, tuvo 3 chances en la segunda mitad y dos las pudo cambiar por gol. Una vez más, el ariete fue clave para que desde su empuje el equipo crezca en el marcador y en lo anímico. Los Toros, con orden, perseverancia y fútbol, consiguieron empatar el partido. Pero, desgracia, el árbitro sanciona en el último minuto una falta absolutamente inexistente. De frente al área el centro partió. Nuevamente Galeano se colgó del aire para despejar ese balón con firmeza. Y cuando desde los pies de Ramírez se intentó buscar la contra, la pelota la recuperó Lazio y de un nuevo centro, con el equipo naranja mal parado, consiguieron el gol de la victoria. 

Más allá de la amargura de la derrota, desde la semana pasada el administrador del equipo viene intentando recalcar que con calma, orden y compañerismo, el fútbol va a empezar a surgir. A pesar de los golpes, el conjunto de los jugadores debe creer que es posible el camino hacia la consolidación. Este partido, por muchos momentos, fue una muestra cabal de eso. 

Gabriel Galeano

Otro buen partido en el que hay poco para achacarle. Estuvo atento en los remates y fino en los saques largos. También fue importante su aparición en el final del encuentro, descolgando algunos centros muy peligrosos.

Bautista Rueda

Lo primero que hay que decir que como capitán del equipo debe estar a horario. Más allá de esto, su partido fue otra vez muy bueno. En la primera mitad casi sin cometer errores a la hora de la salida, dando un buena alternativa apareciendo libre para ser alternativa de pase. En la segunda mitad esto continuo, pero acaso por el cansancio tomo algunas decisiones incorrectas. En el aspecto defensivo estuvo muy bien y muy firme, pero hubo algunas jugadas, que terminaron en gol rival, donde no estuvo para cubrir las espaldas del central.

Eduardo Giagame

En el cenit de su rendimiento defensivo, cortando acá, allá y en todas partes, haciéndose cada vez más firme en el juego aéreo, se esperaba que tuviera también un crecimiento a la hora de salir jugando. Y lo está intentando. E intentarlo, obviamente, es un camino en el que hay errores. En este partido valieron goles en contra, pero a futuro pueden significar mucho más. Tarea muy importante la que lleva adelante el central naranja.

Matías Gómez

Nuevamente se puso la camiseta del equipo, como cada vez que se le pidió una mano cuando falta gente. Con muchas ganas y entusiasmo como siempre, en el partido estuvo muy activo. Quizás fue ese mismo entusiasmo el que lo llevo a, en ocasiones, descuidar un poco la marca y dejar muy expuesto a Giagame en un mano a mano reiterado.

Exequiel Ramírez

Un partido con altibajos del experimentado volante central, que da la sensación de haber redondeado para abajo el balance general de sus últimos partidos. Extrañamente apresurado, ha cometido algunas malas decisiones a la hora de optar por pasar la pelota. Notificó al club que estará ausente por las próximas tres semanas debido a un viaje.

Guillermo Funes

Queda claro que cuando el equipo esta relajado y no lo atosiga con presiones, el volante muestra su mejor faceta. Cuestión clave para que comprenda todo el conjunto ya que el cordobés es uno de los que, con alguna acción individual, puede resolver un partido. En general su rendimiento fue muy bueno, inteligente tanto a la hora de tirarse atrás para ser constructor como cuando tuvo que moverse arriba para ser alternativa de pase. Estuvo poco fino con la pelota parada.

Martín Maiorana

Mucho mejor que en los últimos partidos, brindo paciencia al equipo y ayudo en la rotación de la pelota, especialmente con algunos cambios de frente que generaron claridad en propios y confusión en ajenos. Nuevamente asistió con un centro al goleador para que empalme un gran cabezazo de gol.

Federico Camiña

Se nota mucho todo lo que puede dar al equipo cuando agarra ritmo. Siendo este el tercer partido casi consecutivo, y siempre con la noción de que esa regularidad, por cuestiones laborales, nunca será del cien por ciento, se vio a un jugador con el aplomo y orden y generación de futbol que se espera al convocarlo. En particular se advirtió un muy buen trabajo a la hora de relevos  y de ocupar espacios necesarios en la cancha.

Rodrigo Montechiesi

Sin dudas el mejor momento del año para el delantero. Da la sensación de que casi todo lo que toca lo convierte en gol. Esto se da en parte por el mérito propio  ese optimismo y voluntad que muestra en cada pelota que disputa. Y también por un crecimiento del juego colectivo general que brinda algunas chances de gol más a sus delanteros. Otra actuación desbordante del delantero que se llevó la pelota a casa tras su hattrick.

Martín Mansilla

Todavía recuperándose de la lesión que tuvo hace ya tres semanas, un desgarro. Solo jugo unos minutos para no comprometer su situación física. Se lo vio muy bien con la pelota, siempre tendiente a organizar el juego. Con él en cancha el equipo mantuvo la línea de juego de la mitad de cancha y hasta tuvo picos de funcionamiento. Es clave su pronta recuperación para poder aportar por más tiempo dentro de la cancha.

Rodrigo Montechiesi sigue manteniendo un alto nivel futbolístico y en este último encuentro se llevó el balón a su casa, tras el hattrick que marco. Uno de penal, uno de cabeza y otro de remate. El delantero luce contento aunque no del todo, ya que sus tantos, por el momento, no están acompañados de los ansiados tres puntos.

por Martín Maiorana

Escritor