Martes, febrero 20
Buenos Aires
24.4°C

Noticias

Cayó ante el campeón

En una dura parada contra el campeón de la División C1, que de esta forma logró el ascenso a la B, Los Toritos perdieron 3-0 ante Paysandú. Si bien el conjunto blanco tuvo una efectividad absoluta, lo cual es una virtud del juego, el resultado no refleja con fidelidad el desarrollo del partido.

Como ya ocurrió varias veces, y entonces es posible hablar de un error sistemático en el equipo, Los Toritos se desconcentraron en la primera jugada del partido y le permitieron al rival, a través de una salida lateral, anotar el 1-0. Apenas iba un minuto y Paysandú ya tenía la tranquilidad de ir ganando. Quizás esa ventaja haya producido cierta relajación, y por otro lado motivación en el conjunto naranja, porque los 15 minutos siguientes fueron de un dominio absoluto por parte del equipo Toro. Con buena circulación del balón, diagonales de los mediocampistas, movilidad en ataque y seguridad en defensa, hubo méritos más que suficientes para llegar al empate, pero la ineficacia dijo presente otra vez. Y por si algo le faltaba al partido, en el minuto 24 el árbitro no sancionó un claro penal contra Fede Camiña y en la contra Paysandú logró marcar el 2-0. Un mazazo a la moral.

El segundo tiempo no tuvo demasiadas emociones ni variaciones respecto al desarrollo del juego: los Toritos siguieron siendo protagonistas, asumieron la responsabilidad de tener el balón, posicionarse en campo rival y buscar, a veces con aciertos, otras con errores, el gol. En otra jugada aislada Paysandú logró sellar el 3-0 final y consagrarse campeón. No sólo cabe felicitar al equipo por haber logrado el campeonato, sino que también es destacable el juego que propusieron: intensidad y orden, sin recurrir al exceso de faltas ni patadas violentas. Un duro equipo que justificó en los 50 minutos su condición de campeón. Y esto, en cierta forma, también es un cumplido para los Toritos: más allá del resultado, la performance del equipo ante el líder fue más que positiva, con algunos puntos individuales muy altos y el rendimiento colectivo correcto. Otro partido más que va directo a la galería de “perdidos pero bien jugados”.

por Manuel Luquet

Periodista. Escritor.