sábado, junio 15
buenos aires, argentina
12.9°C

Noticias

Una mañana gris

Los Toritos sumaron una nueva derrota en el Torneo Apertura 2018: esta vez fue 4-2 ante Ritmo Indecente. Otra vez aparecieron algunos fantasmas que suelen acechar al equipo y de los cuales no puede desprenderse: pagar caro los errores defensivos, no encontrar respuestas ante el planteo del rival y desmotivarse ante la adversidad. Si bien es difícil hacer un análisis profundo y encontrar puntos positivos en una realidad dura como esta (el equipo no gana hace 11 partidos), vale la pena hacer el esfuerzo para pensar más allá del resultado.

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, Los Toritos tuvo un muy buen comienzo en el partido. Los primeros 15’ tuvo presencia en la cancha, mucha actitud, mejoró notoriamente el manejo del balón respecto del partido anterior (0-4 vs. Viejos Vinagres) y estuvo más ordenado. Con una buena definición de García por arriba del arquero el equipo comenzó 1-0 arriba en el marcador. Pero, lejos de aprovechar la ventaja para defenderse con el balón y desgastar al rival, el equipo mermó en lo físico y lo actitudinal, permitiendo que Ritmo Indecente lo metiera adentro del arco. Cerca del final del primer tiempo con un buen remate desde afuera del área el rival logró llegar al empate con el cual se irían al descanso.

En el segundo tiempo los problemas se profundizaron gravemente y el equipo naranja volvió a mostrar su peor faceta. No incomodó al rival, no le disputó la tenencia, no le hizo sentir el rigor en la marca y ni siquiera se intentó llevar adelante el plan de juego pactado durante el entretiempo. Rápidamente el equipo contrario encontró el segundo gol y minutos más tarde el tercero. A ocho minutos del final emergió la esperanza del empate tras el descuento de Camiña (punto positivo: se logró anotar un gol sin depender del 9), pero la ilusión duró poco ya que un minuto después, con un bombazo al ángulo, Ritmo Indecente decretó el 4-2 final.

Jugar bien no es una utopía ni un objetivo descabellado. Los Toritos ha dado muestras de que puede hacerlo. En la primera fecha mantuvo una idea de juego hasta el final, con los matices lógicos que configuran la dinámica de un partido (cansancio, baja de rendimiento en jugadores particulares, virtudes del rival, etc.), y se llevó menos de lo que mereció. En la segunda fecha jugó uno de los peores partidos en mucho tiempo, y hoy volvió a tener aunque sea algunos momentos de buen fútbol. Si se pudo hacer durante 15 minutos, se puede hacer todo un partido. Hay que trabajar lo mental. Hay que consolidar la idea desde el compañerismo y la solidaridad. El proyecto es el mismo para todos y hasta el último suplente es importante. A pesar de haber vivido otra mañana gris, el futuro puede ser promisorio: depende de la fortaleza del grupo salir adelante.

Fabio Lopez

Sacó una gran pelota en el primer tiempo y no tuvo responsabilidad en los goles del rival.

Agustín Guillén

Sufrió mucho a sus espaldas y faltó seguridad en la salida.

Francisco Guglielmotti

Se equivocó en el tercer gol rival y le costó adelantar la línea para sacar al equipo.

Esteban Bernasconi

Buen regreso tras 5 meses de inactividad. Buena salida y proyección. Le costó la marca.

Federico Camiña

Motivó con la actitud que lo caracteriza y anotó un gol. Volvió a estar impreciso en los pases.

Julián De Benedetto

Buen primer tiempo y mal segundo tiempo. Le hicieron el 2-1 por adentro y no le encontró la vuelta. Irregular en la distribución.

Martín Maiorana

Acelerado, impreciso y poco claro para jugar. No destacó en ningún aspecto.

Pablo Ricci

De enganche no participó del juego y lo anticiparon siempre. Contra la banda decidió mal.

Dany Garcia

Tuvo una y la convirtió en gol. Se movió, bajó para ayudar y tuvo actitud positiva. El equipo debió aprovecharlo más.

Rodrigo Montechiesi

Movedizo y con actitud dentro del campo. Debe ser más ordenado y disciplinado en lo posicional.

Publicado por Manuel Luquet

Periodista. Redactor.