martes, marzo 5
buenos aires, argentina
20.2°C

Noticias

Faltó puntería

Los Toritos cayó 1-0 ante Cachamay por la cuarta fecha del Torneo Apertura 2019. El único gol del partido fue anotado por el defensor central, con cierta fortuna, en el primer tiempo. El equipo Naranja, una vez más, jugó un gran segundo tiempo donde superó en todos los aspectos al rival pero no pudo plasmar eso en el marcador. Así llegó a su segunda derrota en el torneo y quedó en el puesto 12 de 17 en la tabla.

Con pocas virtudes pero las ideas claras, Cachamay complicó seriamente al equipo en los primeros 10 minutos. La actuación de Melgar en el arco volvió a ser determinante para que Los Toritos no comenzara perdiendo. El partido estuvo condicionado por el campo de juego, más pequeño que lo habitual, lo que generó rispideces, juego sucio, trabado y poco claro. En una buena jugada individual García cruzó un remate que podría haber sido el primer gol, pero se fue desviado, y minutos más tarde un disparo de Escobar (que rozó en un rival) pegó en el palo y caminó la línea. A pesar de esas jugadas, Cachamay era más claro que el equipo Naranja y llegó al gol de manera fortuita pero merecida. Llegó el entretiempo con preocupación por el bajo nivel defensivo y la poca claridad del equipo en general.

Hubo algunos ajustes en la estrategia y cambios en la formación para cambiar la cara en el segundo tiempo. Y tuvieron resultado, aunque la falta de efectividad fue lo que más pesó al final del día. Los Toritos se adueñó de la pelota, anuló la estrategia del rival que no generó más peligro (más allá de algunas jugadas aisladas), se adelantó en el campo, tuvo muchas situaciones para convertir, y todos participaron en la elaboración de juego. Los números generales, en este caso, tienen más importancia que cada jugada puntual: se generaron 14 situaciones de gol, 8 de ellas muy claras, y el partido terminó en derrota 1-0. De esta manera se cortó una racha de 16 partidos marcando por lo menos 1 gol.

Kevin Melgar: Sus atajadas fueron claves para mantener con vida al equipo, y no tuvo responsabilidad en el gol del rival.

Bautista Rueda: Correcto en la marca, impreciso con la pelota, abusó del recurso de despejar hacia afuera.

Francisco Guglielmotti: Le costó resolver la marca el primer tiempo, luego se acomodó y redondeó una buena actuación en su regreso.

Gonzalo Escobar: Buena proyección en el segundo tiempo. Estuvo nervioso, alterado, y sus remates fueron mayoritariamente desviados.

Federico Camiña: Metió pierna cuando era necesario, su presencia en mitad de cancha fue importante para la moral del equipo. No estuvo fino en los pases.

Julián De Benedetto: Su primer tiempo no fue bueno, y aunque en el segundo levantó un poco, se fastidió de más, no fue determinante y no remató al arco ni asistió. Un mal partido.

Guillermo Funes: Mucho desgaste y poco juego en la primera parte. Luego invirtió esa relación pero también falló en la definición.

Maximiliano Vega: Estuvo muy desordenado, no ocupó ninguna posición fija y eso atentó contra la estrategia del equipo. Cuando se estableció hizo la diferencia y terminó levantando.

Dany Garcia: Destaca por su estado físico, consigue faltas y genera situaciones. Le falta afinar la definición para capitalizar su buena producción (1 gol en 4 partidos).

Cristian Ardito: Se contagió del fastidio general y no tuvo mucho contacto con la pelota.

Martín Migueles: No gravitó demasiado pero sí aportó algunas asistencias y claridad en el juego.

Publicado por Manuel Luquet

Periodista. Redactor.