martes, junio 25
buenos aires, argentina
8.2°C

Noticias

El robo del siglo

Los Toritos perdió 3-2 ante Catenaccio por la octava fecha del Torneo Apertura 2019. Era un partido clave para meterse en el pelotón de arriba: tras el triunfo el rival se consolidó en el segundo puesto de la tabla con 19 puntos y estiraron su ventaja a 9. Un primer tiempo aburrido, muchas emociones en el segundo, y un desastroso arbitraje que fue determinante en el resultado final: las claves del partido.

A los 3 minutos de partido, Catenaccio pudo abrir el marcador tras una jugada rara y un error de Melgar en el arco. Esa temprana ventaja les permitió sentirse aún más cómodos en el estilo de juego que suele caracterizarlos: meterse atrás, aguantar, y apostar a la contra con el único delantero nato que tienen en cancha (su mejor jugador). Ante ese escenario, y en línea con lo que se planteó en la charla técnica, Los Toritos resolvió bien una gran cantidad de variables pero le faltó lo más importante: generar peligro. El rival fue neutralizado, su delantero no tocó la pelota, los defensores salieron bien y se dominó el partido. Los errores: excesivo traslado del balón, poca movilidad, no generar sorpresas en ataque, ni remates desde cualquier posición. Ese dato puede ser la foto que concluya el resumen del primer tiempo: Los Toritos no pateó al arco, y se fue 0-1 al entretiempo.

El partido siguió por el mismo rumbo en el segundo tiempo, y otra vez a los pocos minutos el 9 rival logró escaparse y definió cruzado junto al palo: 2 a 0. A Los Toritos le costó arrancar, no podía encontrar respuestas individuales ni colectivas, aunque de a poco se iba acercando con más peligro al área rival. Al mismo tiempo que debía remontar el resultado, también luchaba contra un árbitro decidido a perjudicar al equipo: todas las divididas fueron para Catenaccio y generó un clima muy hostil dentro del partido. A los 15 minutos, unos metros adelante de mitad de cancha, De Benedetto anotó de tiro libre el descuento parcial que servía de motor para creer en el empate. Eso le dio mucha más vitalidad al equipo, se movió la pelota más rápido, con mayor claridad, había otro ánimo. Antes de los 20, Migueles habilitó a Maiorana que estaba sólo en el segundo palo, dominó, se perfiló, y marcó el 2-2. Catenaccio no tenía respuestas y Los Toritos seguía yendo. El equipo Naranja desaprovechó dos contragolpes y, en el último minuto, el árbitro cobró un foul inexistente sobre el 9 rival al borde del área. Se pateó el famoso “penal con barrera”, el rival la clavó en el ángulo (imposible para Melgar) y se llevó 3 puntos.

Kevin Melgar: Se comió el primer gol y podría haber hecho más en el segundo. Tuvo dos intervenciones muy buenas en el segundo tiempo que mantuvieron al equipo con vida.

Bautista Rueda: Anuló por completo a uno de los mejores delanteros de la categoría. Actitud y entrega como siempre. Gran partido.

Francisco Guglielmotti: No tuvo incidencia en los goles del rival, se mostró ordenado y tenaz en la marca.

Esteban Bernasconi: Ordenado en la marca y buena disciplina. Le costó salir durante el primer tiempo.

Martín Maiorana: Jugó poco en ambos tiempos, pero en el segundo fue clave. Marcó el empate parcial y transmitió mucha actitud.

Maximiliano Vega: Su peor partido en el torneo. Estuvo lento o impreciso (fue alternando) con la distribución del balón, se encerró mucho y no aportó soluciones.

Julián De Benedetto: No destacó mucho en los 50 minutos, cuando tomó contacto con el balón lo hizo bien, y marcó un buen gol de tiro libre.

Martín Migueles: Dos caras en un mismo partido. Tuvo un flojo primer tiempo, sin precisión y perdió muchas pelotas. En el segundo asistió para el 2-2 y mejoró en todos los aspectos.

Dany García: Alternó buenas y malas: en algunas le faltó rebotar o aguantar, y en otras el equipo no lo acompañó a él. No tuvo situaciones frente al arco (salvo un tiro forzado).

Cristian Ardito: El primer tiempo se lo notó perdido, sin mucho arranque ni participación. En el segundo levantó y, además, siempre aportó desde la intensidad.

Guillermo Funes: Le tocó jugar 15 minutos en el segundo tiempo y lo hizo más que bien. Volvió, marcó, tocó la pelota, generó peligro con remates y contagió al medio. Buen partido.

Publicado por Manuel Luquet

Periodista. Redactor.